Despoblación-5-1536x1020

La España vaciada, problema y oportunidad: el principio de igualdad

1. APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA DESPOBLACIÓN Y
EL FUTURO DE LA ESPAÑA VACIADA

1.2 DESPOBLACIÓN, DECADENCIA ECONÓMICA Y RETROCESO SOCIAL

Los procesos de despoblación están condenando a muchos territorios de la España interior a procesos de descapitalización, decadencia económica y retroceso social. Estas zonas escasamente pobladas se han convertido en áreas económicamente deprimidas y poco dinámicas.

Según el informe del CES de 2018 sobre el Medio Rural y su Vertebración Social y Territorial, en estas zonas con baja densidad de población tienen y padecen una serie de características comunes, como son:

  • El envejecimiento de la población.
  • La caída de las tasas de natalidad.
  • La baja densidad de población.
  • El aislamiento geográco y dicultades de integración territorial con otras regiones.
  • Decientes infraestructuras de transporte, conexión eléctrica y de internet.
  • Ausencia de servicios sociales adecuados.
  • Menores dotaciones de capital humano, falta de oportunidades de empleo y mayor declive económico.

En España, el riesgo de pobreza y exclusión en las zonas rurales llega a afectar al 34 % de su población (*), casi 10 puntos porcentuales por encima de la tasa de pobreza en lasgrandes ciudades, y 5 puntos porcentuales más que en las ciudades de tamaño intermedio.

(*)Datos del indicador de referencia europea AROPE que mide el grado de pobreza y exclusión.

La ausencia de perspectivas de futuro a corto y medio plazo en la España vaciada se relaciona con cuatro categorías de problemas que, en estas zonas, suelen estar asociados:

A. Económicos y Laborales: por la falta de oportunidades de empleo y de incentivos para emprender actividades económicas.

B. Demográcos: debido al éxodo de población a las zonas urbanas (de jóvenes, personas
de mediana edad y mujeres principalmente) se ha producido un elevado envejecimiento y una masculinización de la población.

C. Educativos: causados por la falta de oferta educativa, especialmente en las etapas no obligatorias.

D. Dotacionales: accesibilidad a servicios básicos, servicios nancieros o falta de infraestructuras adecuadas (carreteras, electricidad, abastecimiento de agua, redes de comunicación de banda ancha, etc.).

Como arma el Defensor del Pueblo, en su Informe sobre la Situación Demográca en
España de 2018, el problema de la despoblación es una cuestión de derechos, pues lo que está a debate es el principio mismo de igualdad, que afecta a todos los españoles,  vivan donde vivan.

El Comité Europeo de las Regiones reconoce que “el cambio demográco es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la Unión Europea”. En este sentido, parecen bien encaminadas las medidas aprobadas en 2019 por el Parlamento Europeo, en el marco del nuevo Reglamento de disposiciones comunes para el reparto de los futuros fondos europeos, donde se reconoce por primera vez la despoblación como un potencial criterio de reparto.

Pero la complejidad de los problemas que subyacen bajo el fenómeno de la despoblación, así como la pluralidad de situaciones socioeconómicas y territoriales de cada región de España nos obliga a contextualizar y “personalizar” esas respuestas a cada una de las realidades regionales, provinciales y comarcales. Porque, ante el problema de la despoblación, la situación de España y sus diferentes territorios, también es diversa y plural.

En esa línea, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en un documento publicado en abril de 2017 y titulado “Acción contra la Despoblación”, ya apuntaba 7 grandes áreas sobre las que ordenar medidas de lucha contra la despoblación:

  • Medidas relacionadas con el marco institucional y el modelo territorial.
  • Medidas en el marco de la Economía y el Empleo.
  • Medidas que garanticen la prestación básica de Servicios Públicos.
  • Medidas en el terreno de las inversiones en Infraestructuras, Comunicaciones y Transporte
  • Medidas en el campo de la Vivienda y la Rehabilitación.
  • Medidas en el ámbito de la Cultura, la Identidad y los Medios de Comunicación.
  • Incentivos demográcos.

Pero sean estas u otras las áreas sobre las que se actúe, lo cierto es que hacen falta consensos institucionales, políticos y sociales de amplio alcance para adoptar medidas orientadas a combatir un problema que afecta a la igualdad de oportunidades para vivir, trabajar, emprender y convivir de la una parte de los ciudadanos, independientemente del lugar elegido para su residencia.

En todo caso, llama la atención, en esa relación de medidas planteadas, la ausencia expresa de un factor crucial como es el recurso energético (y prioritariamente la electricidad) para poder implementar muchas de ellas.

25 Views
2+
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Name your new wishlist



Cancel
Create Wishlist and Save