Ganado-1-1536x1152

La España vaciada, problema y oportunidad: los datos

1. APROXIMACIÓN AL PROBLEMA DE LA DESPOBLACIÓN Y
EL FUTURO DE LA ESPAÑA VACIADA

1.1 DATOS PARA CONTEXTUALIZAR EL PROBLEMA DEMOGRÁFICO EN
ESPAÑA:

La despoblación se ha convertido en uno de los retos más importantes que tendrá que afrontar la sociedad la española en los próximos años.

El mapa de la despoblación en España afecta, principalmente, a los territorios del interior peninsular distantes de los ejes y centros de actividad. Territorios que se han convertido en auténticos “desiertos demográcos”, con su población en continua regresión por el vaciamiento continuado que vienen sufriendo desde los últimos 70 años.

El fenómeno de la despoblación no es reciente ni nuevo en el debate político y social de España. La preocupación por la despoblación rural se remonta en nuestro país a mediados del S.XIX, cuando se trataron de impulsar leyes que tenían por objetivo ocupar el territorio distribuyendo a la población a lo largo y ancho del mismo. 150 años después, este debate persiste y vuelve a ocupar una parte de la preocupación y el debate político y social.

En la última década, la población en España ha experimentado un crecimiento cercano a los 6 millones de personas, hasta situarse en torno a los 47 Mill de habitantes (un 15% de crecimiento entre 2001 y 2019).

Pero detrás de esa cifra global se esconde un proceso de pérdida de población que afecta a
muchas zonas de nuestro territorio y que amenaza el futuro de las regiones del interior peninsular.

La Unión Europea concibe un territorio despoblado como aquel que tiene menos de 12,5
habitantes por kilómetro cuadrado. Tomando esa referencia, la mitad del territorio de
España forma parte de ese gran vacío demográco; un vacío solo roto, en algunas zonas, por pequeñas y medianas ciudades capitales de provincia.

El 48% de nuestro territorio (243.000 km2) está en riesgo demográco. Hay 3.926 municipios que tienen una densidad de población inferior a 12,5 hab./km2

A lo largo de la última década, 9 Comunidades Autónomas han perdido población (Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Galicia, Comunidad Valenciana y La Rioja).

La pérdida de población está directamente relacionada con el tamaño del municipio. En este sentido, los datos del Padrón Municipal de Habitantes 2011-2018 que publica el INE, son muy relevantes al respecto. Desde el año 2011 han perdido población:

  • El 87% de los municipios menores de 1.000 habitantes.
  • El 80% de los municipios entre 1.000 y 5.000 habitantes.
  • El 70% de las cabeceras comarcales, entendidas como aquellos núcleos funcionales dentro de cada área rural.
  • Y casi dos tercios (el 63%) de las ciudades entre 20.000 y 50.000 habitantes.

La despoblación ha dejado de ser un proceso asociado exclusivamente a las zonas rurales para convertirse en un fenómeno mucho más generalizado que afecta, también, a las cabeceras de comarca y a las ciudades intermedias y/o capitales de provincia. En la última década, 29 ciudades del interior peninsular han perdido población.

Pero los efectos de la despoblación del mundo rural también dejan notar sus consecuencias en las grandes ciudades y en sus áreas urbanas de inuencia. El progresivo crecimiento de la población y la alta concentración de ciudadanos en los espacios urbanos hace que las ciudades se vuelvan cada vez más insostenibles.

En España, el 90% de la población se concentra en el 30% de todo su territorio, lo que provoca problemas que afectan a la demanda de servicios públicos, a la salud de las personas por los efectos de la contaminación, a la precarización de la vida de los ciudadanos, o a la presión sobre los precios de la vivienda.

Reflejo de esta situación, y de la preocupación política y social entorno a la despoblación, son las palabras de la Vicepresidenta Cuarta del Gobierno y Ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográco, Teresa Ribera, cuando hablaba, en su toma de posesión, de equidad entre ciudadanos, hacía referencia al abandono de una parte del territorio de nuestro país y armaba que hay una España que se concentra en el centro y en la periferia pero que se olvida de ese círculo central que queda entre Madrid y la costa.

En consecuencia, la despoblación y las respuestas frente a sus efectos no es un problema exclusivo de los pueblos, es un problema que nos implica a todos y que nos empobrece como país.

 

30 Views
5+
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Name your new wishlist



Cancel
Create Wishlist and Save